miércoles, 9 de octubre de 2019

EL IES CLARA CAMPOAMOR ES UN ESPACIO CARDIPROTEGIDO



El IES Clara Campoamor ya es un espacio cardioprotegido.
Las gestiones realizadas por el coordinador del Plan de autoprotección, José Antonio Martín Pérez, en colaboración con el AMPA Vistalegre han hecho posible la instalación de un desfibrilador semiautomático (DESA) en el instituto.
El proyecto, financiado en su totalidad por la Fundación La Caixa, ha permitido la formación en soporte vital básico y manejo del desfibrilador, de nueve personas del centro.
La presencia de un desfibrilador semiautomático es fundamental para revertir una parada cardíaca o muerte súbita, actuar dentro de los 5 primeros minutos tras el suceso es vital, tiempo insuficiente para que los equipos de emergencia lleguen al suceso, por lo que la rápida actuación de los presentes es fundamental.
Las estrategias para recuperarse de una parada incluyen varias etapas esenciales, que se conocen como la “cadena de supervivencia”. La primera es detectar al momento el problema, seguida de una resucitación cardiopulmonar y la desfibrilación temprana, mientras acuden los servicios especializados.
El DESA es fácil de usar, cualquier persona puede utilizarlo si es necesario. Además, el personal docente y de administración y servicios ha recibido la formación adecuada.
La instalación de un DESA supone la comunicación a la Consejería de Salud y Servicios de Emergencia Sanitarios, que junto con la formación adecuada, convierte a nuestro centro en un Espacio Cardioprotegido. Esto permite, además, auxiliar a cualquier persona próxima al Centro educativo ante una emergencia.
Ahora, pretendemos formar alumnado de nuestro centro iniciándolos en las actuaciones precisas ante situaciones de riesgo para la vida de las personas como pérdida de la consciencia, atragantamiento, hemorragias o reanimación cardiopulmonar (RCP).
Para ello, hemos adquirido cuatro maniquíes y un simulador de desfibrilador con los que podrán practicar las maniobras de RCP y el uso del DESA.
Nuestro más sincero agradecimiento a la Fundación La Caixa, AMPA Vistalegre y a la empresa Caryosa.